Quisiéramos que todo en la vida fuera de color rosa y fácil...

 

 

…quisiéramos disfrutar de lo bonito y de lo que a nosotros nos gusta y omitir el resto.

Pero realmente cuando hacemos esfuerzo para pasar por situaciones difíciles, es cuando crece nuestra fuerza, es cuando crecen nuestros valores y se definen nuestros deseos.

 

Si no tuvieras ninguna dificultad en nada, entonces no verías sentido en intentar hacer las cosas, ya que todo seria fácil, mientras que si te cuesta el esfuerzo, avanzas, sumas cualidades y creces.

Sobre todo crece tu valor, crece tu coraje, crece tu fuerza interior.

En mi opinión se trata de vivir la vida y lograr los sueños atreves del esfuerzo. No llamaría esto lucha, ya que solo escuchando la palabra, se siente que estamos en un infinito campo de batalla con la vida. Se trata de fluir, aprovechar oportunidades, crearlas al mismo tiempo atreves de nuestro esfuerzo.

 

Mientras estas dispuest@ esforzarse por alcanzar el sueño que quieres, es cuando, aparecen oportunidades que te hacen avanzar, es cuando aparecen luces donde antes veías oscuridad. Todo empieza por el impulso al intentar y luego al insistir hasta lograr lo deseado. Cuando digo de insistir, me refiero a la perseverancia, constancia en tus actos, confianza en las decisiones tomadas, no me refiero a luchar contra todo lo que se te venga en el camino, destrozando obstáculos por solo lograr el objetivo.

 

Muchas veces disfrutamos mas el camino que el hecho de alcanzar el objetivo.

 

Otras veces te das cuenta que logrando el objetivo no te sientes feliz, ya que tuviste otras expectativas. Aquí debo decirte de nuevo. El camino te hace crecer, mientras que el objetivo alcanzado es el trofeo, es la confirmación de que dando algo recibes algo de vuelta.

 

Disfrutar cada instante, sea positivo o negativo de tu punto de vista actual, es sumamente importante para el aprendizaje. Si disfrutas cada paso, cada respiro, cada acto, el camino se hace placentero, aunque pueda ser difícil y largo, puede convertirse en un gozo.

 

Podrás decir, esto me parece como en un cuento de hadas… pues la vida puede ser igual a un cuento, tu mismo estas describiendo los siguientes eventos de tu historia, por eso este atento/a si será un cuento o una seria de eventos no deseados.

Cada dificultad que se te presenta en el camino, merece ser reconocida. Merece tu atención y agradecimiento, porque gracias a esa precisa dificultad estas aprendiendo, estas entendiéndote mejor y al mismo tiempo valorando el proceso.

La dificultad interpretada como un aprendizaje puede verdaderamente cambiar tu forma de percibir la vida. Si tomas todo lo que se viene como un aprendizaje cambiaras por completo lo que piensas sobre este mundo.

En vez de enojarte con obstáculos, llenarte del odio o de tristeza y decir otra vez, porque me pasa esto, porque a mi, mi vida es un desastre…empieza decir estoy viviendo una experiencia única que me permite aprender y avanzar. Estoy atenta aprendiendo mas y mas, estoy disfrutando el proceso de la vida.

Solo de ti depende como decidas tomar tu camino, solo tu decides como quieres ver la situación.

Te daré un ejemplo.

 

Llevas varios años trabajando en una empresa. Ya te acostumbraste, no es un trabajado que quisieras tener, pero te dices, tengo que pagar las cuentas de algún modo. Así que sigues allí, aunque no muy feliz, pero no tomas ninguna decisión, te quejas de vez en cuanto, pero los fines de semana estas mejor.

Te despiden. De un día pal otro, te despiden.

Tienes dos opciones. Estar muy triste, no saber, que hacer, culpar todo el mundo, hacer un escandalo, como es posible si siempre estas dando lo mejor…

 

o…

 

tomar esta oportunidad, buscar un trabajo que te haga feliz, o crear un negocio que sea tu pasión. Llenarte de energía y aprovechar el momento, ya que no te gustaba el trabajo de todas maneras.

 

 Puede ser una dificultad, dirás, de que pagare mis facturas etc. Estoy de acuerdo, es una dificultad, pero puede ser una dificultad que te haga avanzar y tomar otro rumbo de tu vida, rumbo hacia la felicidad.

 

Muchas veces me enfrente a situaciones que han sido difíciles, complicadas. Tenia presente que quería avanzar, tenia claro lo que quería lograr. Aprendí a sacarle provecho a lo que me pasaba, aprendí analizar la situación, para sacar de ella lo mejor, aprender y avanzar a través de lo que pasa a mi alrededor. Podía haberme rendido muchas veces, pero siempre intente levantar la cabeza y seguir. Siempre intento buscar el lado positivo de las cosas que me pasan, aunque a veces no de manera deseada, siempre tengo presente que solo continuando puedo llegar a donde quiero estar.

 

Muchas veces empezaba de cero mi vida en otro país. Llego un momento que estaba muy acostumbrada a vivir con la maleta siempre hecha, por si acaso. Si es que viví tantos cambios, es porque no me conformo con cosas que no quiero en la vida, aunque aprendi temporalmente aguantármelas si estoy convencida de que me harán avanzar. 

Aprendí a sonreír frente todo, frente lo duro que puede ser la realidad que observo, al final, yo decido si quiero permanecer en ella o seguir otro rumbo.

 

Te invito que no te rindas frente a nada en la vida. Por muy difícil que te parezca la situación, siempre hay una salida, y a veces en el momento menos esperado puedes lograr un cambio enorme en ti y en tu proceso. Toda la situación por muy difícil que sea, siempre tiene un lado positivo y el aprendizaje que trae, solo hay que estar dispuesto para poder verlo, permitirse a ver la situación completa. Seguro si te preguntas, que aprendizaje me trae este evento en la vida, que puedo hacer para desarrollarme de manera positiva desde la situación en la que estoy? Seguro, pero seguro, veras soluciones, positividad en lo que sucede, salidas de las que no te dabas cuentas y entenderás las cosas de otra manera.

 

 

Te deseo que saques lo mejor de tu momento presente, que saques el mejor aprendizaje, que veas el poder que te trae vivir lo que estas viviendo ahora.